BARCELONA 29-M: Huelga General.

Imágenes de la Huelga General llevada  a cabo el 29 de Marzo de 2012 en la ciudad de Barcelona, España.

Texto: Francisco Estrada C.

Toma tu lego.

El Paraíso sí existe y se llama Barcelona: los hijos adultos pueden pasear a sus padres en sillas de ruedas por una Gran Vía de les Corts Catalans primaveralmente soleada; y los padres jóvenes hacen lo mismo con sus pequeños hijos en cochecitos. No es domingo sino jueves al mediodía. Ese pedazo de humanidad generalmente relegado a un día de la semana, ese pedazo de cariño contenido, de sonrisas amorosas y semblantes de paz embellecieron aun más las calles de aquel feriado forzado llamado huelga general el 29 de marzo pasado.

En la televisión, los noticieros daban cuenta de cómo los escolares de la costa norte española asumían la huelga: veraneando en la playa. Uno de ellos, echado sobre la arena y con bañador, gritó a las cámaras “que viva la huelga”. De vuelta a la realidad, caminar por las calles y avenidas despejadas de Barcelona permitía, además, apreciar mejor una ciudad que, atestada de gente, a veces pasa desapercibida para sus habitantes. Como si se tratara de una película de ciencia ficción, una plaga parecía haber acabado con tres cuartas partes de la población.

Pocas veces he visto la ciudad tan esplendorosa y, a la vez, con un contradictorio aire apocalíptico producto de las circunstancias (el desplazamiento policial con uniformes inspirados en la Guerra de las Galaxias siempre es anuncio de problemas). No era un Sant Jordi o la celebración de un campeonato del Barça sino el miedo a salir a trabajar o las convicciones de apoyar una huelga lo que hizo cerrar a cerca de la mitad de los negocios en Barcelona.

Sin embargo, esta aparente paz era una de las caras de una misma moneda: en los lugares de encuentro de los huelguistas lejos del centro de Barcelona, los enfrentamientos ya se estaban gestando mientras avanzaban hacia plaza Catalunya. Fuego había y también piedras, bolillos, balas de goma, manotazos y aquel juego de perseguir y ser perseguido que tanto parece excitar a ambos bandos enfrentados. Y si se trata de encontrar actitudes reprobables, según el punto de vista de cada quién, éstas podían encontrarse tanto en los manifestantes como en las autoridades (el autor de las fotos de esta nota fue agredido no por un policía sino por un ‘indignado’ que, en actitud dictatorial, decidió que no se podían tomar fotos).

Hacia las seis de la tarde, los grupos de huelguistas (contados en decenas de miles) ya habían tomado el centro de Barcelona. Y en un reducido espacio, empezó una batalla campal cerca del Corte Inglés, por el lado de plaza Urquinaona, la cual fue debidamente documentada por los medios. Algunos buscaron desligitimar a los más revoltosos quitándoles el pedigrí catalán (“su acento era del País Vasco”) mientras los medios de prensa tuvieron la oportunidad de hacer imágenes más impactantes acorde a las exigencias del periodismo moderno, pues el consumidor medio habitual de hoy en día necesita emociones fuertes. En el New York Times apareció un fotón por su belleza que, para los periodistas, fue solo eso: “qué buena foto, won”. Aunque para los miles de lectores al otro lado del charco fue lo que condicionó la información sobre una huelga en su mayor parte pacífica, aunque con aislados actos violentos. Más cercanamente, el autor de estas imágenes publicó una foto en su Facebook y alguien comentó basándose en ella “qué mal están las cosas por allá (en España)”.

Unos días antes, una publicista me dijo orgullosa que prefería mentir descaradamente como en la publicidad y no solapadamente como en el periodismo. Luego, el mismo día de la manifestación muchos me dijeron que estas imágenes registradas por los periodistas eran manipuladoras. Yo discrepo. Discrepo con la señorita publicista porque en el periodismo está prohibido mentir (y por si esa persona nunca se enteró, en la publicidad también). Otra cosa es que existan policías que asalten bancos, pero de que está prohibido que ellos los asalten, está prohibido. Y sobre la manipulación, pues que hace falta educación básica sobre la comunicación, porque así como no podemos captar la esencia de las cosas mencionando un objeto, menos se puede esperar aun de un texto o de una foto.

Por ello, sobre la huelga, lo que más me hizo reflexionar fue que, luego de tantos años de periodismo, urge tomar actitudes críticas hacia la información enseñadas en las escuelas. Estas actitudes deben venir de las personas y no aspirar a que los medios, con limitaciones congénitas así sean lo más veraces posibles, hagan el trabajo cognitivo que un cerebro supuestamente maduro debe estar en condiciones de hacer: cotejar, interrogar y reflexionar. Nosotros, los periodistas de todos los medios y blogs en general, solo te podemos ofrecer las piezas del lego. Tú, lector o espectador, estás para armar las piezas y comprar algunos complementos. No nos culpes de tu simpleza, por favor.

Francisco Estrada.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s